Translate to Enlgish

sábado, 30 de julio de 2011

Campamento Ballenero en el Artico

Este sea tal vez el articulo más controversial que escriba en todo mi viaje, yo no lo veo así pero por los comentarios que he recibido de la gente a la que le he contado acerca de mi viaje a un campamento ballenero en el océano ártico ya me veo que no todo el mundo lo ve como un oportunidad única en la vida y que piensa que es algo que no se debería hacer. Por lo que sí están leyendo esta introducción y piensan que matar ballenas para comerlas es un crimen o que está mal, les recomiendo no leer porque mi relato va a ser de mi experiencia (la cual yo creo que fue espectacular y muy instructiva) y de lo que yo viví durante mis 4 días en el océano ártico junto a una familia Inualuvit que me permitieron ver esta actividad que para ellos es costumbre y tradición y que para muchos en el mundo no se debería hacer más. Si por el contrario no tienen una idea formada al respecto o les interesa saber más los invito a compartir mi relato.

No me deja de asombrar la de veces que durante mi viaje me he encontrado en el lugar adecuado a la hora indicada (no me quejo, y espero continúe), ya que para comenzar este articulo tengo que volver al 14 de Julio por la mañana, hasta ese momento nada hacía que ese día pareciera más particular que el resto, pero como se podrán imaginar eso iba a cambiar rápidamente.

Como de costumbre comencé a trabajar a las 5 am, haciendo muffins, y panes y galletitas, conversando con las chicas y pensando en tal vez ir a pescar en la tarde. El jornal de trabajo fue tranquilo y sin mucho para destacar, es más si me preguntan que hice ese día no solo no me acuerdo sino que no recuerdo siquiera cuantas horas trabaje, eso para que vean cuan ordinaria fue esa mañana. Pero antes de irme a dormir mi preciada siesta fui a conversar con Mo un ratito, estuvimos hablando de todo un poco como de costumbre pero la conversación nos llevó a comentar lo del campamento ballenero ya que para ese entonces ya estaba casi terminada la temporada en la que salen a casar las ballenas belugas. Y estuvimos hablando de las cosas que me habían quedado por hacer en mi estadía en el ártico ya que para fines de agosto o principios de septiembre reemprendo el viaje con la camioneta. Y yo le dije a Mo que me había faltado bañarme en el océano ártico ya que mi visita al océano durante el invierno me dejo sin agua donde bañarme, y de la visita al campamento ballenero pero que veía mis posibilidades desvanecerse de hacer ninguna de las dos pero que no importaba ya que durante mi tiempo en Inuvik, había podido hacer muchas cosas y que apreciaba mucho todo lo que me había ayudado. Y tras unos minutos más de charla me fui a dormir.

No había transcurrido más de una hora desde que me fui a mi casa y todavía estaba semi consciente a punto de dormirme cuando suena mi celular, cosa muy común y muy molesta , pero no fue un mensaje de texto como es común sino que era Mo llamándome que déjenme decirles no es nada común. Lo último que se me cruzo en la cabeza fue lo que Mo me iba a decir a continuación.

Mo Me dice, todavía quieres ir al campamento ballenero?? y yo le dije, si como te dije hoy me gustaría ir, bueno continuo Mo, si puedes estar pronto en una hora en el puerto te llevan… y yo mientras le preguntaba que me repitiera ya me estaba vistiendo por las dudas que hubiera escuchado bien, si me dijo Mo, me encontré con Lois acá en la papelería y me dijeron que hoy se van de vuelta al campamento así que si estas pronto en una hora te llevan.

Yo le dije a Mo que la veía en 20 minutos en la papelería con el bolso pronto. Yo agarre un bolsito, y lo arme lo más rápido posible, aunque sin tener ni idea de que precisa uno para vivir en el océano ártico por unos días. Así que puse ropa vieja porque ya me habían dicho que lo que se ensucia con grasa de ballena no sale y que conserva el olor por mucho tiempo así que es recomendable quemar la ropa luego del viaje. También puse mi sobre de dormir, y agarre un libro.

Fui a la papelería y ahí me entere de los últimos detalles, como ser que precisaba un equipo de lluvia, el cual volví a mi casa a buscar, una campera de invierno que levante en donde hay ropa usada y que para mi mayor deleite hoy por hoy tienen todo gratis, y un poco de comida para el viaje en barco hasta el campamento. La idea era ir a las 3 30 pm, pero al llegar al puerto nos dijeron que estaban esperando a otro barco, ya que es más seguro ir en grupo por si se rompe el motor o cualquier cosa y que íbamos a salir a las 4 30. Así que toco esperar una horita más.

A las 4 15, estábamos de nuevo con Mo en el muelle esperando, no iba a llegar tarde y perderme de ir. Y ahí salimos, Alyssa, Lois y Gary en el barco, con otra gente que iba a otro campamento pero que por la mayor parte iba en la misma dirección.

Yo, Mo y Noah en el muelle en Inuvik

Son 160 kms si vas directo y cómo íbamos por los canales del rio Mackenzie más o menos hicimos 180. Así que fueron como 5 horas de viaje, me quedo el culo chato y me aburrí como una ostia, más allá de los intentos de Lois de hablar conmigo. Cosas para destacar del viaje en bote es que paramos a usar el baño 2 veces y ni bien parábamos en la orilla los mosquitos nos rodeaban con un hambre feroz!!! también casi nos perdimos ya que Gary nunca había ido por esa ruta y el otro barco se nos había adelantado mucho. Y que por primera vez vi un alce, fue medio de lejos pero logre verlos y hasta sacar una foto.

Los alces que vi en el rio

De camino al campamento, paramos a dejar unos medicamentos en otra isla y a saludar gente en otra isla más. Como son pocos todos se conocen y hace años que todos los veranos van a buscar sus ballenas así que es de esperarse. Y en el último tramo hacia Gary Island, vimos 2 belugas, madre e hija pero como el mar estaba picado no pudimos seguirlas para sacarles una buena foto…

Finalmente llegamos a Gary Island, donde está el campamento de Emma. Eran las 11 de la noche pero solo lo supe porque había un reloj de pared en la cabaña de Emma, porque el sol estaba brillando como si fuera las 6 de la tarde y yo no tenía ni mi celular ni mi reloj así que el tiempo durante mi estadía no era una cosa primordial.

Llegamos y fuimos recibidos con alegría, enseguida se puso a hacer más te, si es algo que nunca falto fue él te, y ya se pusieron a actualizar a Emma y a Richard de lo que estaba pasando en Inuvik ya que hacia 2 semanas que estaban en la isla y el único medio de comunicación que hay ahí, es una radio de larga frecuencia que usan en Tuk, Paulutuk, Hershell Island, Baby Island, Gary island, Aklavik, y otras más que no reciben señal satelital para los celulares, otra cosa que llegaron junto a nosotros y las noticias fueron diarios, comida, papel higiénico, bolsas de basura y combustible.

Vistas de la Isla, y el campamento llegando en el barco

La primer noche fue tranquila, nos quedamos hablando y luego del clásico interrogatorio al que soy sometido cada vez que conozco a una nueva persona, todo siguió lo que a mi entender era una noche en el campamento ballenero. Tomando te, jugando a las cartas, conversando de todo un poco y buscando en el horizonte a ver si veíamos ballenas. Y todo con el continuo susurrar de la radio que casi nunca está apagada y mucho menos en silencio… Es lindo ver también que a la noche se llaman de un campamento a otro para desearse buenas noches y pasar algún último chismerío que hubieran escuchado, lo cual es muy gracioso porque cuando hablas en la radio todos escuchan jjijijij.

Emma poniendose al dia con las noticias en la radio

Alrededor de la 1 am, yo no daba más de cansancio así que me fui a dormir en una de las cabañas que hay en el campamento. Como solo van en Julio que no hay mucho frio las cabañas no están aisladas contra el frio pero todas tienen una especie de salamandra hecha de tanques de 200 lts y forradas con lonas por si llueve.

La mañana siguiente amanecimos a las 10, al menos yo amanecí a esa hora jijiji, pero como el sol no se oculta no tenes idea del tiempo, es peor que estando en Inuvik porque no hay una rutina a seguir, cuando me levanto me encuentro que Emma estaba limpiando pescados que habían sacado con la red que habían puesto, para ponerlos a secar y cuando fui a saludar me ofrecieron huevos de pescado, así que el uruguayo desayuno caviar fresquito. Después fui a la cocina y me ofrecieron café o té y galletitas o pan con mermeladas varias, la verdad que la comida no faltaba.

Emma limpiando pescados para secar

Ese día pasamos, revisando la red y levantando Lena para cocinar el muktuk, porque ya habían cazado 2 ballenas antes de mi llegada y tras haber sacado las mantas de grasa y de limpiarlas las dejan colgando 3 o 4 días para que se sequen un poco y luego las cocinan a fuego lento por 3 horas, hay que tener mucho cuidado de no hervirla porque si no queda hecha una goma y no hay quien la coma. El que paso al lado del fuego fue Richard que había estado todo el día anterior y tras 4 cargas más, o sea 12 horas, termino toda la grasa. Toda una ciencia para mantener un barril de 200 litros a punto de hervir, con unos 50 a 80 kg de grasa de ballena, con nada más que leña que trajo la marea cuando se derrite el hielo del rio Mackenzie, la verdad que eso sí que es “ UN APLAUSO PARA EL ASADOR!!!” .

Muktuk colgando para secar antes de cocinarlo

video

Cocinando Muktuk

Cuchillo y Ulu, son las herramientas que usan, el ulu es un cuchillo en forma de abanico, muy afilado y en buenas manos muy practico

Luego de cocinarla por 3 horas a fuego lento, recortan las partes secas y los excesos de grasa

Emma supervisando

Muktuk en oghrogh para conservarla

Los restos de las dos ballenas que cazaron antes de que yo llegara, le falta la mandibula inferior y la superior la use yo para sacarle las dientes, primero le saque la piel que rodea la mandibula, luego con una sierra corte la mandibula y luego la hervi por 8 horas y los dientes salieron solitos


La otra actividad del día fue mirar el horizonte buscando ballenas, yo me quede bizco con los binoculares y no sabía si eran olas o ballenas lo que veía así que no dije nada para no alborotar el asunto, igual había como 3 binoculares y nadie decía nada así que creo que eran olas nomas.

Emma con los binoculares buscando ballenas

Y no se crean que porque estábamos en el océano ártico y que solo se llega en barco o helicóptero que no había confort en el campamento porque ahí mismo en la playa tenían un sillón reclinable, en el cual me pase varias horas protegido del viento que no paro más que por unas horas un día, gracias a dios porque el día que paro los mosquitos nos atosigaron como si no hubieran comido en años…

Leyendo "El ultimo de los templarios" en el sillon reclinable, atras se ven las ropas volando en la cuerda con el viento que habia

Y así se nos fue el viernes y el sábado también, entre levantar leña, tomar té, buscar ballenas, revisar la red, leer un rato, tomar más te, comer algo, tomar más te, conversar un rato, tomar más te, buscar ballenas en el horizonte, tomar más te y una caminata que me mande por la isla, para matar el tiempo, teniendo mucho cuidado de mirar por si habían osos.

Recogiendo la red


Vistas de la isla, yo muy aburrido me puse de modelo


La comida, bueno de arranque nomas estábamos comiendo ballena todos los días lo cual ya de por si es inusual para mí, pero también comíamos mucho pescado, y si bien a mi parecer desperdiciaban mucho pescado que para ellos era muy chico para secar, después cuando pescaban uno bien grande se lo comían entero, y cuando digo entero es literalmente porque hervían la cabeza y se comían toda la carne que hay en la cabeza que la verdad es más rica que el resto y si el pez es grande hay bastante carne, la parte favorita de todos son las mejillas y también comían las entrañas, si así como lo leen, achuras de pescado, hígado, chinchulín, choto, todo puesto en una sartén en el fuego y con la misma grasa de las achuras se frita y después se come, la verdad que estaba más rico de lo que pensaba, es como comer achuras pero con un dejo a pescado.

El almuerzo

Achuras de pescado

Pescado a las brasas, achuras de pescado y en la olla la cabeza de pescado hirviendo

Pescados y carne de ballena secandose

Carne de ballena ya seca

Carne de ballena secandose al sol

video

Emma limpiando pescados

Este pez estaba muy flaco para secarlo, creanlo o no

El sábado hicieron un intento de cazar una ballena pero no hubo suerte, las vimos entrar en la bahía detrás del campamento pero cuando llegaron con el barco se hundieron y no las volvimos a ver, así que nos tocó esperar un día más.

Y llego el domingo, fue el día que paro el viento, yo me levante a las 8 ya para ese día estaba más que descansado y no pude dormir más de unas horas, me levante y me esperaban con pancakes de masa agria, que estaban muy ricos, panceta y huevos y el preciado te de todo el día, pero me tuve que echar repelente porque sin viento los mosquitos tenían el desayuno servido con nosotros sentados afuera. El desayuno estuvo muy rico.

Pancakes de masa agria, huevos y panceta en el artico

video

Haciendo "Esquimo Donuts", emma las amaso y me enseno a darles forma

En la radio que esa mañana no paraba de sonar, se escuchaba que las ballenas estaba pasando cerca y que habían salido ya 4 barcos a buscar su presa, así que los de nuestro campamento fueron a por la suya, yo por ser blanco no pude ir en el barco y me tuve que quedar con las mujeres y niños, una lástima porque me hubiera gustado ir en el barco y participar de la caza pero igual vino bien que yo me quedara porque unas horas después de que salieran en el barco se levantó el viento y esta vez con más fuerza y del lado norte de la península en donde estaban todos los barcos y en un ratito las olas empezaron a llenar los barcos de agua y tuvimos que salir a las apuradas a mover los barcos de un lado de la península para el otro para protegerlos de las olas pero en el proceso yo me ensope y como hacía rato que se habían ido a buscar las ballenas pensé que iban a demorar más y como desde el viernes a la noche que no me banaba decidí ir a bañarme en el océano una vez más.

Mis baños en el océano fueron muy distintos, el primero lo tome en el lado norte de la península que si bien no era de más de 100 metros de ancho cambiaba en el hecho de que del lado norte era el océano abierto y del lado sur era una bahía abierta pero que permitía que el agua se calentara un poco, dato que me entere solo porque me bañe de los dos lados por el solo hecho de que el viento había cambiado. Así que el viernes me metí en el agua pero estaba tan fría que no me anime a sumergirme hasta la cabeza, me senté rapidito y me enjabone y me enjuague mas rápido todavía y aunque estuve menos de un minuto en el agua los pies me dolían de frio y se me entumecieron. Ahora el domingo tuve más suerte, ya que con el cambio de viento fui del lado sur y sin mentirles el agua estaba por lo menos 8 o 10 grados más caliente, igualmente fría pero me tire un chapuzón y me quede en el agua unos minutos antes de querer salir, y hasta vi una foca nadando cerca mío pero en la foto solo se ve la cabecita.

Primer bano en el artico, apenas en el agua y con mucho frio

Segundo bano, ya con mas confianza y mas hondo jijiji

Cabeza de foca que paso cuando yo me esta a banando


Pero no habían pasado ni 10 minutos desde que me termine de duchar que vemos al barco volver, y venían despacio lo cual solo significa una cosa, TRAEN BALLENA y no solo traían una ballena, sino que traían dos!!!

Ahí cambio todo el ambiente, se levantó la letargia que se había apoderado de nosotros durante los otros días que si bien siempre estábamos haciendo algo nunca íbamos a un ritmo muy desmesurado, pero ahora ante la posibilidad de mas muktuk todos se pusieron en marcha, que a conseguir tachos para poner la grasa ya que ellos iban a llevarse el muktuk crudo porque no tenían tiempo para secarlo y cocinarlo y tampoco querían hacer oghrogh que es aceite de ballena (no pude encontrar si la forma en que lo escribí es la correcta así que a partir de ahora así lo voy a escribir). Que afilar los cuchillos, que trae la mesa para acá, que conseguí piola y no se cosas más.

Para cuando llego el barco a la orilla ya estábamos prontos para arrancar, normalmente esperan a que venga una persona que saca las medidas de la ballena, saca muestras de sangre y del hígado y del riñón para mandar a analizar por las dudas que la ballena esté contaminada, también le cortan la mandíbula inferior que les permite adivinar la edad aproximada de la ballena. Pero resulto que el muchacho que hace eso se había ido para Inuvik y no había nadie para ese trabajo por lo que nosotros mismos sacamos las medidas, largo, ancho, cola, aletas y grasa (para esto le clavan un cuchillo hasta encontrar hueso y después miden cuanto de la hoja del cuchillo entro), también anotaron el nombre del que mato a la ballena y de la fecha y el lugar para pasar la información por radio más tarde.


Remolcando las ballenas

Emma supervisando las tareas

La primer ballena

Ya fuera del agua se ve el balazo

Esta murio con un solo tiro, yo me quede con la bala de recuerdo

Midiendo, el largo, la cola y el grosor de la capa de grasa

Y ahí arranco la faena, yo no tenía ni idea de cómo era la cosa así que estaba a la vuelta y ayudaba en lo que me pedían, primero hubo que sacar las ballenas del agua, y si bien no son las ballenas más grandes les digo que eran pesaditas, pero con varias vueltas de cuerda atadas a las aletas las sacamos girando entre 5, igual quedaban ahí cerquita del agua.

Sacando la ballena del agua

La segunda ballena

Y arrancaron a cortar, le cortan la cola, y las aletas y las apartan para luego picarlas y guardarlas, como tienen cartílago las usan para hacer sopa y no para comer directamente, al mismo tiempo le cortan la parte trasera como medio metro antes de llegar a la cola, no hay suficiente grasa en esa parte para hacer nada por lo que eso se tira, también le cortan la cabeza, es impresionante la habilidad que tienen para encontrarle el punto, le levantan la cabeza y sienten la articulación de lo que sería el cuello y ahí le cortan la cabeza, sale mucha sangre pero comparado con el tamaño del animal no es tanta que digamos.

Cortando la cabeza

Rio de sangre


Cortando la aleta

Cortando la cola

Cortando la cola y la parte de antes de la cola que no tiene suficiente grasa

Una vez que sacan todo eso, hacen cortos longitudinales paralelos entre si y después de ahí sacan mantas de grasa a las cuales les hacen un corte tipo manija para poder agarrarlas, se les da una pasadita por agua para sacar la sangre y ahí lo mandan a la mesa en donde le dejan la piel y más o menos 2 o 3 cm de grasa que es el muktuk, lo cortan en cubos de 10 x 10 cm más o menos y lo mandaban para el tacho. Si fueran a hacer oghrogh, sacarían la capa más interior en donde se une la grasa con la carne y luego dejando los 2 o 3 cm para el muktuk recortan toda esa grasa que va a un tarro bien grande y se deja reposar por unos días, revolviéndola cada día para que no fermente y sola la grasa se vuelve aceite.

Revolviendo el oghrogh, para que no fermente


Desde que cortan las mantas, las lavan, las cortan y las ponen en los tarros no pasan mas de 5 minutos

Mo, Pau y Ana recien llegadas al campamento

Si hubieran querido hacer el muktuk cocido, los cortes eran más grandes así lo podían colgar y dejar secar por unos días para luego cocinarlo como ya explique antes.

La carne es bien negra, yo calculo que es porque la ballena cuando la cazan está en movimiento y cansada, no es como las vacas que las dejan descansando un día antes de matarlas para que estén tiernas. Por lo que me contaron, cuando ven la ballena se acercan lo más posible para tirarle el arpón, que tienen un punta bien pequeña pero que se clava muy profundo y no es fácil sacarlo, el arpón está atado a una boya para marcar donde está la ballena y hace más fácil seguirla aunque se hundan para tratar de escaparse el dolor que les produce el arpón tironeado por la bolla las hace subir a la superficie y ahí es cuando se acercan una vez más y las matan de un tiro en la cabeza, hay veces que precisan 2 o 3 tiros depende de donde le peguen, si bien parece poco humano es en realidad mejor de lo que era antes que iban y les metían varios arpones y luego esperaban a que se desangraran para poder traerlas a tierra, aunque hay que darles crédito por perseguir una ballena en un kayak en la mitad del océano ártico, hoy en bote con motor es juego de niños.

El arpon y su bolla

Cortando carne para secar

La carne la secan al sol, a mi particularmente no me gusto en lo más mínimo, más que nada es la consistencia de la carne seca pero también me dijeron que ellos la cortan bien chiquita y la dejan en el aceite para que se ablande y así la comen también, el muktuk calentito pasa, frio no es tan apetecible, para mi es cuestión de la consistencia, es como comer un poco de grasa de asado caliente pasa pero fría no es tan rica.

Limpiando la zona y atando los restos para remolcarlos al mar

Otra cosa que me llamo la atención es que hoy por hoy le echan de todo un poco al muktuk, no sé si para tapar el sabor o para mejorarlo pero bueno hasta se los ve echarle kétchup de vez en cuando.

Éramos 7 personas trabajando en la ballena y nos llevó más o menos 1 hora terminar de hacer todo, luego empezamos con la otra, mismo procedimiento, pero a mitad de la faena de la segunda ballena escuchamos el ruido del motor de un helicóptero y tras unos minutos lo distinguimos a la distancia, eran Ana, Pau y Mo que me venían a buscar y venían a conocer también. Cuando llegaron ya estábamos casi terminando pero quedaba limpiar todo, tirar la grasa que no se iba a usar al mar para que las gaviotas se la comieran, es re raro ver a las gaviotas sobrevolar la zona pero no tocan lo que está secándose al sol, sin embargo ni bien tiras un poco de grasa al agua tenes cientos de gaviotas volando para comer la grasa y se tragan los pedazos enormes enteros como si nada. También se llevaron los restos de las ballenas mar adentro en donde los peces dejaran los huesitos pelados, así no desperdician la ballena dejándola pudrir al sol, sino que mantienen el campamento limpio y ordenado para que no vengan osos a comer los restos.

Remolcando los restos

Alimentando a las gaviotas con los restos de grasa


Luego de dejar todo limpio, toco otro baño en el ártico y ahora si limpito y sequito a tomar un té y conversar un rato antes de partir en helicóptero rumbo a Inuvik, así que pasamos de 6 horas en barco a 50 minutos volando y estábamos de regreso en Inuvik, en el viaje de regreso sobrevolamos el delta en donde vimos nieve, en pleno julio!!!!, la planta de gas que abastece a Inuvik para producir energía eléctrica y calentar las casas y sobrevolamos la ciudad de Inuvik.

Yo en el helicoptero

Paulina en el helicoptero

Nieve en julio que es pleno verano

Vistas del Delta desde el helicoptero

Chuck el piloto


Ana Emilia roncando el helicoptero

Planta de gas que abastece a Inuvik para producir electricidad y calor en las casas

La linea de arboles antes de que empiece la tundra

Vistas de Inuvik

El toldito verde es el cafe

La casa de Mo

El aeropuerto

Yo y Pau en el hangar del aeropuerto

Esa más o menos fue mi experiencia en el campamento ballenero en el ártico

Gracias por leer

Juan