Translate to Enlgish

lunes, 26 de setiembre de 2016

Machala y Norte de Peru

A ver si me acuerdo como escribir jijiji…
Ya pasaron 2 años desde que llegue a Colombia, han sido muchas subidas y bajadas para renovar permisos y para conocer cosas nuevas, algunos calentaderos  de cabeza con la burocracia o con problemas mecánicos pero lo que más me ha dejado llegar a América del Sur es un cambio de ritmo del viaje. Un poco porque ahora trabajo más y viajo menos. Como trabajo más y viajo menos tengo otro enfoque en el viaje de conocer lugares más que gente porque para conocer gente precisas más tiempo y quedarte en lugares y ahora eso es un lujo que no tengo. Igual siempre se conoce gente y se aprende todos los días.
Pero si bien sigo trabajando mucho y teniendo menos vacaciones de las que me gustaría, y eso que tengo más que muchos, he decidido que ya no puedo esperar a Maduro que me deje pasar por Venezuela además el viaje tiene que ser flexible y si al final me queda Venezuela sin conocer es algo que tengo que aceptar porque no tiene sentido dejar de conocer el resto de América del sur por un solo país. Además Venezuela no está descartada del todo solo demorado por ahora.
Y ahora continuamos con Libertad recorriendo la parte sur de Ecuador que es nueva para todos, ya que lo más al sur que había estado en el viaje había sido Cuenca. La única carretera hecha pedazos de todo Ecuador que yo tuve que conducir fue la que te lleva a Machala directamente porque también se puede llegar a Machala desde Loja pero como era más largo no fui por ahí, convengamos que yo no tenía idea que la ruta iba a estar en tan malas condiciones. Fueron como 150 kms de ruta con muchos baches y peores parches, tampoco fue el fin del mundo y las he visto peores pero como el resto de Ecuador tiene rutas tan buenas y nuevas me llamo la atención además que ni siquiera se ve que estén trabajando en ella como en otras áreas del país.
Llegando a Machala llenamos el tanque y encontramos un hotel, Christian el Dueño muy amable se puso a hablar conmigo un buen rato ya que le apasionan los autos viejos y se quiere dedicar a restaurar carros a tiempo completo y vender el hotel. Me contaba que Machala es la capital bananera del Ecuador y segundo puerto más importante del mismo país. Además de tener mucho oro en la región y de ser grandes productores pesqueros. Pero a pesar de la alta rentabilidad económica que tienen esas industrias el gobierno nacional no le ha dado mucha atención a esa región y no solo por no arreglar la ruta sino que según me contaba Christian el tema de inseguridad se estaba volviendo un problema grave y que no se veía ninguna solución a corto plazo. Además que me repitió lo que más y más ecuatorianos me habían comentado que el gobierno de Correa si bien realizo muchas obras de infraestructura también ha sido un gobierno muy controlador y que ahora está subiendo los impuestos para compensar el déficit además de realmente limitar a las pequeñas y medianas empresas porque en el caso de Christian quería comprar unas máquinas para hacer trabajos en metal y no lo dejan ni siquiera pagando impuestos.
De la ciudad de Machala no vi mucho porque los días se van rápido y los kms llevan tiempo así que la idea era ir para Perú y comenzar a bajar hasta Lima porque la idea era hacer playa mientras bajábamos para no tener que hacer muchas horas en la camioneta de una sola vez.
Igualmente lo que vi de la ciudad me gusto, una ciudad limpia y organizada. La gente respetuosa y amable y Theresa noto que no había perros callejeros, ya que en todas las ciudades que habíamos pasado en Colombia y Ecuador nunca faltaban los perros callejeros. Le pregunte a Christian y me dijo que sí que en Machala casi no había perros callejeros y eso que no hay perrera ni ningún sistema de control de la población canina.
De Machala salimos temprano para ir a la frontera con el Perú, son unos 70 kms y esta ruta si estaba preciosa doble carril todo el camino hasta la frontera misma pero nunca vi las oficinas de inmigración o de Aduanas del Ecuador y cuando quise acordar estaba en Perú. Llegue a las oficinas de Inmigración y me dijeron que estaban unificadas y que podía hacer todos los tramites en ese complejo, yo dije buenazo!!!

Primer intento de irme de Ecuador jijiji



Llegamos a Peru

Tumbes, Peru

Llenamos los formularios y salimos oficialmente de Ecuador, hicimos la fila a lado de la ventanilla de Ecuador y entramos oficialmente a Perú. Ya con los pasaportes sellados era hora de atender a Libertad.
La oficina de aduana estaba en el mismo complejo pero lejos y lo más gracioso es que  no podías estacionar al frente de la misma así que fuimos caminando. Antes de iniciar el trámite tuve que comprar el Soat y ya ahí empezaron las complicaciones pelotudas que hacen perder tiempo. El Soat cuesta 10 dólares por un mes pero la que vendía el seguro no tenía cambio de US$100 y su solución era que fuera al café que estaba frente a inmigración y comprara lo suficiente para que me dieran cambio. Por suerte en la oficina de aduana estaba una pareja con la que había hablado mientras estábamos en inmigración y el hombre me presto US$10 dólares para pagar el soat y me iba a dar cambio del billete de 100 cuando fuera a su auto pero para ahorrar tiempo me dio los 10. Compre el soat y consegui el resto del cambio pero obviamente que ahí no termino la pérdida de tiempo y lo ilógico del sistema.
Cuando fui a hacer la entrada del vehículo a Perú me dijeron que necesitaban la salida del permiso de Ecuador y yo muy contento les doy mi permiso de Ecuador para que le hagan la salida y me dicen que no que ellos no lo hacen que tengo que volverme a Ecuador a hacerlo me explicaron que del otro lado de la frontera había un complejo igual y que ahí me hacían la salida del Ecuador. Permítanme recordarles que bajando de Ecuador no hay ni un cartel ni una señal que indique donde están las oficinas de Ecuador en la frontera. Así que nos volvimos a Ecuador, eran unos 3 kms para llegar a ese complejo pero cuando llegue ahí me dijeron que ellos solo hacían inmigración que fuera al centro de Chacras de la aduana que estaba a 5 kms más adentro, a los 8 kms no había visto nada y pare a preguntar a unos taxistas que me dijeron que siguiera un poco más así que a los 10 kms desde el centro de inmigración me encuentro con que la carretera estaba cerrada porque había un desvió obligatorio de aduanas pero que del lado derecho (el que baja para el Perú) no había nada que indicara nada. Entre a preguntar y la policía me mandaron a estacionar y que preguntara en ventanilla. Obvio que en ventanilla no había nadie y tras 5 minutos logre encontrar a alguien, que se demoró 20 minutos en imprimir el papel porque la impresora no tenía papel y el no tenía ganas de moverse porque reviso todos los cajones de su oficina buscando una hoja en blanco antes de salir a buscar en algún otro lado jijiji.
Después que imprimió me mando a mover la camioneta para poder verla desde la ventanilla porque se ve que no tenía ganas de salir al calor para verla, y por fin me dieron la salida de Ecuador. Volver para Perú y volver a esperar en la aduana del Perú para poder hacer el trámite y encima me toca uno que estaba aprendiendo y tenía que preguntar cada paso. Por lo menos era súper amable. Ahora si ya tengo el permiso pero falta la firma del encargado que no estaba, por suerte llego en 5 minutos y por fin pudimos entrar al Perú.
Siguiente pasó encontrar una playa para pasar la tarde y disfrutar del mar porque Ecuador lo hicimos en las montañas y ya era hora de pasar un poco de calor. La playa más conocida al norte de Perú es Mancora pero yo no quería ir ahí porque sabía que iba a estar repleta y como Rodrigo me había comentado de Punta Sal que está a media hora de Mancora para ahí nos fuimos. Igual esta amos como a 2 horas y pico de ahí y yo no encontré ningún cajero para sacar Soles por las dudas así que salimos a la ruta medio regalados, casi llegando  Punta Sal veo el temido cartel de peaje, así que pare antes y le pregunte a unos camioneros si me podían vender soles o algo pero me dijeron que no había que pagar el peaje si ibas bajando así que safe jijiji.
 Llegamos y para entrar al pueblo había una barrera de seguridad y un guardia que nos pidió el número de matrícula y nos dejó entrar sin problemas. El problema era que seguíamos sin soles y no había cajero en el pueblo. Pero no fue difícil encontrar un hotel que aceptara tarjeta de crédito lo que me llamo la atención un poco porque en Colombia y Ecuador ningún hotel tenía máquina de tarjeta de crédito. Además el hotel estaba frente a la playa y tenía restaurant así que estábamos cubiertos.
El único detalle es que a la tarde se levantó un viento fuerte desde el mar que si bien no era frio hacia que estando en el agua te diera frio. La playa muy linda, gracias Rodrigo por el dato, no es caribe así que el agua está un poco fría pero no es Uruguay que te da pereza entrar al agua tampoco.
También me gusto que no dejen muchos vendedores ambulantes así que la playa es tranquila y se puede disfrutar sin que te quieran vender algo cada 2 minutos. A la noche salimos a cenar por ahí ya que para ese momento sabíamos que casi todos los lugares aceptaban tarjeta de crédito que esta bueno si quieren atraer turismo extranjero y no tienen cajero.




Algo muy loco de la ruta por el desierto era que cada tanto habia un valle irrigado y habian plantaciones de nada mas ni nada menos que Arroz que es un cultivo que utliza mucha agua lo cual me llamo la atencion por lo arido del resto del paisaje

La ruta va junto al mar

Punta Sal





Un lobo marino que estaba medio enterrado en la arena

 







Atardecer en Punta Sal








Día 2 en Perú, el plan era ir bajando hasta Nazca para luego ir para Cusco buscando entrar a Brasil, pero para no tener que estar todo el día en Libertad la idea era manejar en la mañana y disfrutar la playa por la tarde porque Perú es largo y desde la frontera a Lima hay un poco más de 1200 kms, por suerte la ruta es plana y sobre la costa así que no debería ser tan lenta como las montañas de Colombia y Ecuador.



















Si bien es un desierto la verdad que es un paisaje muy lindo


Ese que va ahi va cargando un cruz con rueditas, a lo largo de la ruta vimos muchos de ellos que supuestamente por lo que me contaron es gente que hace promesas de cruzar Peru caminando y muchos cargan cruces o imagenes de la virgen, algunos solos otros en grupo. Todos iban con una tunica violeta y en varios puntos los vi pidiendo dinero para poder comer me imagino. No se olviden qeu de Lima (que no esta tan al sur) hasta la frontera hay 1200 kms y son casi todo desierto.

Este ano fueron las elecciones en Peru y me llamo la atencion la cantidad de lugares en donde la publicidad politica estaba escrita en las montanas, esa era de Keiko Fujimori (hija de 










Nuevo destino era Paita que se veía como una linda ciudad con playa, más adelante no sabía si iba a encontrar playas lindas o si se iba poner muy frio. Para llegar a Paita tuvimos que pasar por Piura pero para no andar regalados paramos en Mancora a sacar plata del cajero, la cagada de Perú es que no te dejan sacar más de 400 soles por transacción en un cajero que son unos US$120 dólares pero con el banco cobrándote US$5 por transacción se vuelve caro. Igual no quedaba más remedio que sacar plata.
En Piura pare en un centro comercial a ver si podía conseguir un mapa rutero de Perú porque el GPS no estaba funcionando ya que cuando estuve en Cotopaxi se me desconecto un cable de la batería y al volver a conectarlo queme el fusible del cargador y no lograba conseguir el fusible bendito ese. Pero las librerías y papelerías en el centro comercial estaban cerradas y eso que eran ya las 10:30 am. Preguntado me dijeron que podía conseguir el fusible en una tienda electrónica pero como estaba lejos nos fuimos en moto taxi, los motos taxis en Perú son triciclos motorizados o una moto de tres ruedas ya que la parte delantera es una moto y luego le adaptan un asiento trasero para 2 personas, hay algunas más prolijas que otras pero son todas más o menos iguales. Lo que si abundan en todo el norte de Perú y te vuelven loco como los moto taxis de Sincelejo, tocan bocina todo el tiempo, se meten por todos lados y andan súper lento en la ruta bloqueando el tráfico.  Pero son prácticas para andar en el ciudad, como dicen si no puedes vencerlos (o pasarlos por arriba) úneteles.

Mototaxis peruanas




Uno de los platos tipicos de Peru es el ceviche, que es una preparacion de pescado cocido en jugo de limon y cebollas o sea que no se cocina con fuego. Normalmente lo sirven con maiz hervido y maiz horneado. A mi me gusta pero es caro comparado con el resto de la comida asi que muchas veces no lo comi jijiji.

Nuestro chofer un muchacho joven que pertenecía a la cooperativa de moto taxis del centro comercial no hablaba mucho pero logre saber que ellos son dueños de sus propias motos y pagan un porcentaje a la cooperativa y al centro comercial para poder estar ahí. También me dijo que esta moto era nueva porque la que tenia se había hecho pedazos en un accidente me pareció mejor no preguntar de quien fue la culpa del accidente jijiji y encima eso me lo dijo después de que en una intersección se le apagara la moto como 3  veces y quedáramos trancando todo el tráfico. Igual llegamos sin problema a la “Electrónica Clavijo” y consegui los fusibles para el GPS. Volvimos al centro comercial y recupere el GPS, también cambie Dólares por Soles porque el cambio no era malo y así me ahorraba la comisión del cajero y también compre una sim para el teléfono para tener un número Peruano.
Salir de Pirua fue un poco complicado porque estaban asfaltando la ruta de salida para Paita y la gente no colabora para nada, porque no sé qué tipo de asfalto estaban usando pero no secaba rápido y la gente caminaba encima, o pasaban las motos taxis por el asfalto fresco y arruinaban la calle nueva, y la parte que si se podía usar era una locura y los autos te pasan por la izquierda y derecha, y todos intentan meterse en la fila pero terminan bloqueando los que vienen pasando en el otro sentido y algo que debería demorar 5 minutos demora media hora, pero una vez en la ruta abierta se fue rápido. Pero en Paita no encontré una playa linda para parar al menos no con hoteles cerca así que seguimos hasta Yacila que está a 10 minutos y es un pueblito de pescadores. Muy pintoresco y tiene cuartos para alquilar pero se nota que es un puerto pesquero porque en la playa solo hay barcos pesqueros y miles de pelicanos pescando en el agua que no dan ganas de meterse. Por suerte antes de llegar a Yacila está la entrada a Playa Cangrejo que tiene cartel de “playa ecológica” así que fuimos a ver. Como estábamos en invierno no había nadie y el viento ya se había levantado y hasta hacia frio para estar en la playa.





Playa de Yacila, como veran los pelicanos no te dejan banar

Un poco desanimados y a punto de irnos logre encontrar un hotel, no era la gran cosa pero nos alquilaban un apartamento por 40 soles, sin internet y sin agua caliente pero la playa era linda y ya calculábamos que no íbamos a hacer más playa porque iba a estar frio de ahí en más para andar nadando. Igualmente la playa es muy bonita y el atardecer siempre se disfruta.




La guardavidas de Playa Cangrejo






Atardecer en Playa Cangrejo





Temprano al día siguiente salimos rumbo a Lima porque como no íbamos a hacer más playa la idea era pasar un tiempo en la ciudad antes de seguir para Nazca y Cuzco,  como ya había dicho desde el norte de Perú veníamos manejando en el desierto, mayormente ruta de doble sentido pero con tramos en construcción para hacer doble carril pero casi siempre plana y recta lo cual hacia el trafico más ágil. Pero cuando más nos acercábamos a Lima más pueblos nos encontrábamos y más nos demorábamos en recorrer kms porque llegando a las ciudades habían muchos lomo de burro y más moto taxis que van lento y no podes pasar en la ciudad.


En Chimbote, frente a la costa estaban estas pequenas islas que segun me comentaron son blancas por el guano de las aves. Segun me comento un argentino que conoci en la ruta en la epoca del 70 la zona de Chimbote era super rica en anchovetas tanto que pescaban mas de 1000 toneladas diarias, hoy en dia la poblacion de anchovetas esta diesmada y casi extinta en la region pero las aves siguen consiguiendo suficiente comida para subsistir y mantener la isla blanca jijiji






Si ya se que son muchas fotos del desierto pero todavia faltan como 400 kms de lo mismo jijiji


Veníamos bien pero no íbamos a llegar a Lima ese día pero estábamos solo a 2 horas, la idea era llegar a Huacho cuando de repente me empieza a vibrar la camioneta como loco y veo que el auto de atrás me hace señas de luces, paro y por primera vez en el viaje tengo que cambiar una rueda. Ya había pinchado 2 veces en el viaje pero las dos veces pude solucionar sin tener que sacar la rueda yo en la ruta.
La cagada era que si bien no era de noche ya quedaba poca luz, así que rápido saque el gato y baje el auxiliar, afloje las tuercas y cuando me dispongo a levantar la camioneta me doy cuenta de que no tengo el fierro para accionar el gato, mi gato no es un gato normal no es hidráulico es mecánico y precisa un fierro recto para levantar pero los fierros que yo tenían no eran macizos y se doblaban. Intente parar gente pero nadie paraba, por suerte paso un policía en moto y paro, pero me dijo que no me podía ayudar y que iba a llamar la comisaria del pueblo para que me vinieran a ayudar pero ni bien llamo se fue y nos dejó solos de nuevo. Por fin alguien paro pero era una persona en un triciclo y no tenía gato así que siguió, los autos todos seguían sin parar. Al rato veo que un auto de una empresa de seguridad paro en sentido contrario no muy lejos y fui a ver si tenían algo que pudiera usar para levantar el gato o si tenían un gato que yo pudiera usar pero no tuve suerte, ya casi no quedaba luz de día y yo estaba por llamar a la policía porque no quería que me agarrara la noche en el desierto sin saber dónde estaba. Pero justo en ese momento para un auto de policía enfrente de la camioneta y yo pensé que por fin habían llegado los que llamo el de la moto. Pero cuando mire bien justo habían parado a alguien más, igual fui a hablar con ellos y les explique la situación, me dijeron que no tenían ni gato ni nada que pudiera usar para usar el mío, y para peor me dijeron que esa área no era nada segura de noche, pero por suerte pararon a un camioncito de los de mantenimiento vial que me dieron una mano y en 5 minutos subimos la camioneta con el gato de ellos, cambiamos la rueda y quedo todo pronto. Llegue a Huaura que fue el primer pueblo que había desde donde pinchamos y a pesar de que solo eran 20 kms ya era de noche cuando llegue. Conseguimos hotel y estacionamiento y paramos a descansar porque el estrés de estar regalado en la ruta me había agotado jijiji.



Asi quedo la cubierta cuando pare, por suerte no me tiro para ningun lado y no se dano la llanta asi que no me puedo quejar

Al otro día temprano salimos y pare a comprar ruedas nuevas porque la que reventó no servía para nada y para no andar con ruedas distintas ya compre las dos traseras. Mientras me cambiaban las ruedas otro cliente del lugar me comento de Caral, una ruina que se descubrió hace poco (1994) y que es de una civilización de más de 5000 A.C y me decía que estaba al norte y que era muy bonita pero yo no quería volver para atrás y me lamentaba que no hubiera oído de esa ruina antes. Por suerte como se dan las cosas la que me atendió en el negocio está casada con un uruguayo y se re copo con la idea del viaje y nos dio una guía turística y mientras yo miraba a los gomeros Theresa se dio cuenta que Caral solo estaba a 1 hora al norte de Huaura y para ahí nos fuimos….
Gracias por leer
Juan